Yolanda Camacho

Domingo 19 de noviembre, 13:40

Yolanda Camacho

Yolanda Camacho (Valencia, 1983), compagina su profesión como diseñadora editorial con sus otras pasiones: ver pelis de miedo, hacer fotos raras, elaborar velas que a veces salen bonitas y a veces espeluznantes, escribir cosas extrañas de géneros diversos (aunque el terror suele ser su niño bonito) y molestar a su gato Warlock.

Ha colaborado en No son molinos. Una antología de cachava y boina de Editorial Cerbero; Instinto animal: 15 historias de lobas y cambiaformas y POP! 10+1 Relatos musicales, de Editorial Café con Leche; Iridiscencia: Una antología de ciencia ficción, fantasía y terror, el fanzine ¡Urge! 2038: La noche de los mil soles y Urge Hardcore Edition: Antología de relatos de terror fascista, la revista Dolly Records 3, de Antipersona, o Dejen morir antes de entrar, de La Web del Terror, entre otros proyectos. En solitario ha publicado las novelas cortas de terror Agramonte y Nictofobia, también con Editorial Cerbero, y el bolsilibro El butacón beige en la colección Pulp Stories de la editorial Cazador de Ratas. Así mismo cuenta con varias obras autopublicadas en Lektu, como la novela juvenil Todos los vampiros tienen colmillos y su secuela.

Verano del 99 (Obscura Editorial)

¿Y si el lugar al que sientes que perteneces encierra más peligros de los que puedes imaginar?

Cuando su amiga Sonia le invita a pasar unos días con ella en Cap de Sal, Leo teme que le espere un verano tedioso en la playa. Justo cuando se ha resignado a ser el blanco de las críticas de la pandilla de su amiga, que lo considera un bicho raro, Sonia lo lleva a un nuevo local en el pueblo, un pub al que acude la gente «como él». Las semanas comienzan a transcurrir como un suspiro; entre cócteles de ingredientes secretos, ojos delineados con kohl, pelo cardado y canciones de rock, Leo se siente como en casa. Noche tras noche acude al pub y baila hasta la madrugada, fascinado por la oscura ambientación, ¿la música? y por Sebastián, un atractivo y enigmático chico que regenta el local junto con sus dos amigos. Pero ¿tras el aura de misterio que envuelve el pub y a sus dueños, se esconde mucho más que cócteles y rock? A medida que Leo descubra más sobre Cap de Sal y la gente que frecuenta el local, todo parecerá indicar que ese lugar guarda una sospechosa relación con Marina, la famosa chica que desapareció a principios de verano sin dejar rastro.